¿Has escuchado hablar del Porteo y sus beneficios para el bebé?

Actualizado: mar 19

El porteo, es la forma de transportar a nuestro bebé o niño/a en constante contacto con nosotros, por ejemplo, mochilas, pañuelos, etc. Este contacto constante, normalmente entre nuestro bebé y nosotras o el bebé con su papá, tiene innumerables beneficios para nuestro peque.


Así pues, brindamos a nuestro/a hijo/a con:

  • Contacto afectivo: imprescindible para la autoorganización física, sensorial y sensomotriz, que ayudará a la formación de personalidad y relaciones sociales de nuestro bebé.

​​

  • Sensación de seguridad: Cuando nace nuestro bebé, todo el mundo que le rodea es totalmente desconocido y nuevo para él, lo único que le es familiar, que conoce, es su madre, sus latidos del corazón, su olor… es su hábitat. Llevarlo enganchado a nosotras, es la mejor forma de ir brindándole la seguridad necesaria para que poco a poco vaya conociendo y adaptándose al nuevo entorno, a la vez que, expandiendo esa sensación de seguridad a los demás cuidadores habituales (papás, abuelos, maestras de guardería…).

​​

  • Tranquilidad: al sentirse seguros, nuestros peques están más tranquilos y evitamos que nuestro bebé sufra estrés. Además, sintiendo su respiración y tranquilidad, nosotras también estamos más tranquilas.

​​

  • Mejor calidad del sueño: cuando nuestro bebé se siente tranquilo y seguro, dormirá más profundamente y al final del día sumará más horas de sueño de calidad, que ayudará a su crecimiento del cerebro.

​​

  • Mayor bienestar físico: nuestro bebé en contacto con nosotras regula su consumo de oxígeno, su temperatura, su sistema digestivo (gracias al masaje de contacto y la postura fisiológica del porteo en vertical), el sistema circulatorio (ritmo cardíaco), respiratorio, vestibular (gracias al constante movimiento), inmunológico (menos hormonas del estrés), locomotor y mejora respuesta al estrés.

​​

  • Potencia el apego seguro: satisfaciendo la necesidad de nuestro bebé de “brazos” optimizará su desarrollo físico, intelectual y emocional, ayudándolo a convertirse en un adulto independiente y seguro.

​​

  • Desarrollo óptimo del sistema nervioso: en el portabebés, nuestro peque recibe la “estimulación temprana” adecuada a su edad (visual, auditiva, táctil, vestibular…), además de permitirle estar en un estado de alerta tranquila, sin estrés, mucho más adecuada para el aprendizaje.

​​

  • Adaptación al entorno: nuestro bebé conoce el mundo, desde un lugar seguro, nuestros brazos.

​​

  • Disminución del llanto

​​

  • Favorece la lactancia materna: el contacto entre la mamá y su bebé, pone en marcha las mismas hormonas que promueven la lactancia.








Así pues, mamis y papis, tranquilos, porque portear a nuestro bebé, llevarlo en brazos y brindarle ese contacto que necesita, solo tiene beneficios. Disfrutemos de esos momentos de ternura y conexión, sabiendo además que hacemos un bien para nuestro bebé.






0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo