Disciplina positiva: Seguimiento consecuente (¡firme y amable!)

Hoy os voy a compartir la cuarta herramienta de Cheryl Erwin, de disciplina positiva para niñ@s pequeños: Seguimiento consecuente


¿Qué significa esto? Va muy ligado a la tercera herramienta, la redirección. Como ya comentaba en ese post, la mayoría de veces una redirección no va a ser suficiente para cambiar la actitud de nuestro hij@.

Mi hijo Heiko, por ejemplo, tiene pasión por nuestro perro. Cuando éste está durmiendo en su cama, nosotros no queremos que lo vaya a molestar. Pero, ¿Cómo va a entenderlo el pobre Heiko de 11 meses? No lo entendería, por lo que, lo redirigimos.

· Intentamos llamar su atención con otra cosa, una y otra vez.

· Lo tomamos de las manos y lo acompañamos a otra zona de juegos algo más lejos del perro

· No hace falta dar explicaciones, no las entendería, no hace falta decir ¡no vayas a por el perro! tampoco lo entendería. Simplemente, con firmeza y amabilidad, evitamos que haga aquello que no queremos.


La clave del seguimiento consecuente es nuestra paciencia. Después de que Heiko intente 5 veces ir a por el pobre perro, es fácil pensar, “bueno el perro se puede ir a otro sitio a dormir, dejemos al niño que juegue”, pero ¡no! Eso no sería consecuente.


Me encantaría conocer situaciones que os suceden en las que dejáis de ser consecuentes, que penséis que leyendo esto, quizá podríais cambiar.


#crianzaconamor #positivediscipline #firmeyamable #educarenpositivo

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo