¿Cómo duermen los bebés?

Mi bebé tiene 8 meses y desde que nació no hubo ni una sola noche que dormí del tirón.

Mi récord es 5 horas seguidas y me desperté asustada, pensando que le habría pasado

algo. Ahora ya llevo varios meses trabajando, con lo que debo seguir unos horarios y la

falta de sueño, hay días que realmente me agota.

Por ello empecé a leer sobre el sueño en la primera infancia y hoy quiero compartir con

vosotras cómo duermen nuestros peques desde que nacen hasta los dos años de vida.

Los bebés de 0 a 3 meses solo experimentan dos fases de sueño:

- Sueño REM

- Sueño lento

con una duración de entre 50-60’.


¡Ahora entiendo por qué me despertaba cada hora, hora y media para dar el pecho! Como

tantas otras cosas, la naturaleza tiene una razón por la que suceden las cosas:

- asegurar que nuestro bebé se alimente seguido, disminuyendo la posibilidad de

hipoglucemias

- favorecer la producción de leche materna

A esta edad nuestros peques directamente comienzan con la fase REM, en la cual el

cerebro integra aprendizajes, ayudando a desarrollar la mente del bebé.

Los bebés de 4 a 7 meses ya respetan un ciclo circadiano, durmiendo más por las noches

y haciendo algunas siestas durante el día. A esta edad ya tiene casi todas las fases del

sueño de un adulto, pero debe conseguir unirlas. Ya no comienza con la fase REM y en

las primeras fases, cualquier movimiento o sonido pueden despertarlo. Adquirir un patrón

de sueño implica “ensayarlo”, por eso aún tiene despertares frecuentes.

Los bebés de 8 meses a los 2 años de vida pueden presentar las siguientes características

del sueño:

- Temido: angustia de separación. Por ello puede intentar retrasar el sueño lo más

posible

- Inquieto: la autonomía que adquiere nuestro peque le permite conocer el

ambiente y explorarlo y esto le puede provocar ansiedad. La fase REM se

caracteriza por poder provocar pesadillas para asimilar lo que le preocupa.

Este nuevo conocimiento, claro está, no me ayuda a dormir mejor, pero si me ayuda a

entender más a mi chiquitín y me motiva a ensayar su rutina para irse a dormir, procurar

que sea agradable para disminuirle la posible angustia y hacerle sentir que pese a dormir

en su cama, sepa que estamos a su lado por cualquier cosa que necesite. Ya os contaré

cuando duerma una noche seguida.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo